“El estudio viene por tanto a confirmar la situación de dificultad en que se encuentran las corredurías en general, y especialmente aquellas de tamaño más reducido”, remarcan los responsables del informe.

A pesar de esta situación difícil de tesorería, el estudio revela también el esfuerzo realizado por las corredurías para consolidar sus fondos propios, con un aumento de sus capitales del 5%. Este esfuerzo de incremento de capital es incluso superior en las firmas de menor tamaño, aquellas de menos de 500.000 euros de ingresos por comisiones, que aumentan su capital en el 14,5% en el año analizado.

El trabajo definitivo de INESE e IMAF estará disponible a finales de junio. Las 718 corredurías analizadas en el informe son la totalidad de las que, a 29 de marzo, fecha de cierre de la recopilación de datos, tenían procesadas sus cuentas en Informa.