Dicho porcentaje ha bajado desde el 3,3% que se registró en 2011, pero sube respecto al 2% de 2010. Entre 2000 y 2010, la propiedad de acciones por parte de aseguradoras no superó ningún año el 2,5%.

El porcentaje que registran las aseguradoras en 2012 es inferior al de bancos y cajas, que tenían al cierre del pasado año el 5,2% de las acciones de empresas nacionales cotizadas (en 2011, dicha cifra estaba en el 7,5%).