KPMG en España ha elaborado un estudio sobre la situación actual y futura de las entidades en relación a la gestión y cuantificación del riesgo operacional en las entidades españolas, llegando a la conclusión de que, si bien las compañías están dando pasos adelante en este tema, todavía sigue siendo un reto la difusión de la cultura de riesgo operacional dentro de las organizaciones.

Los resultados obtenidos a lo largo del informe –que fueron avanzados por KPMG en la jornada que patrocinó en la Semana del Seguro 2012- muestran que las aseguradoras, tanto las que optan por la fórmula estándar para cumplir con las futuras exigencias de capital e Solvencia II como las que apuestan por modelos internos, van avanzando en el desarrollo de los elementos del marco de gestión: políticas de riesgo operacional, la asignación de roles y responsabilidades, la concienciación y formación y la definición de los límites y apetito al riesgo. Un dato que confirma el interés creciente sobre este tema es que en la mayoría de compañías analizadas la alta dirección participa activamente en la aprobación de las políticas del marco gestión (83%) y del modelo (58%).

“Una de las consecuencias de la reducida cultura existente a día de hoy es el escaso número de eventos recogidos en las bases de datos internos. Junto al proceso de recogida también debe plantearse la necesidad de una revisión de la consistencia e integridad de los datos obtenidos”, se apunta en el informe. Un aspecto reflejado en los resultados del estudio es que, si bien todas las compañías realizan algún tipo de identificación de riesgos y mitigantes, el proceso seguido en cada una de ellas difiere sensiblemente, tanto en el objetivo como en el método.

Por otro lado, el estudio destaca que el proceso de autoevaluación se ha convertido en una herramienta de general aceptación entre las entidades, aunque es de reseñar la posibilidad “de una evolución futura de esta metodología cualitativa de estimación hacia niveles de complejidad y sofisticación mayores de los que muestra en la actualidad”.

TECNOLOGÍA "ROBUSTA"

En cuanto al cálculo de capital por riesgo operacional, basado en la actualidad en el análisis de escenarios como método de cálculo, es un aspecto que, según los responsables de KPMG, va a evolucionar en el futuro, tanto desde el punto de vista de la disponibilidad de datos necesarios como de las metodologías a emplear.

“En los próximos años, una vez implantados los modelos de gestión, las compañías van a comenzar a dar mayor relevancia a mejorar la gestión activa del riesgo operacional. Un elemento que están desarrollando cada vez con más interés las compañías es el de los indicadores de gestión”, se anticipa.

Finalmente, el estudio refleja el hecho de que las compañías con enfoque de Modelo Interno alcanzan, en general, un mayor grado de desarrollo tecnológico que aquellas con enfoque de fórmula estándar. “En este sentido es importante subrayar cómo el desarrollo de un marco de gestión de riesgo operacional requiere de una estructura tecnológica robusta”, concluye el informe.