Este ratio, en línea con el registrado al término del pasado año (239%), se traduce, en términos absolutos, en un margen de solvencia de 24.188 millones de euros, más incluso que los  22.965 millones que las aseguradoras tenían en 2018. Para cumplir con esta exigencia, las compañías contaban a 30 de junio con 57.263  millones en fondos propios admisibles.

Los datos del último 'Boletín de Información Trimestral de Seguros', publicado ayer por el órgano de control en su página web, apuntan que, según el tipo de entidad, las sociedades anónimas presentan un ratio de solvencia del 223,62%, por el 231,22% de las mutualidades de previsión social y el 367,46% de las mutuas. Las reaseguradoras acabaron el segundo trimestre con un 229,56%.