El tiroteo, en el que fallecieron casi 60 personas y otras 500 resultaron heridas cuando una persona disparó contra la multitud de un festival de música country desde su habitación del hotel Mandalay Bay, ha dado lugar a múltiples demandas.

Las víctimas han acusado al hotel y a su dueño, MGM Resorts International, y a Live Nation Entertainment Inc., promotor de conciertos, de no proteger a la gente en el evento. Se espera que las reclamaciones por los seguros de Vida y Salud y otras demandas colectivas relacionados con el incidente continúen durante años.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos tiene un programa de seguro contra el terrorismo para proteger a los aseguradores de pérdidas, pero el presidente Donald Trump y el Departamento de Seguridad Nacional no han declarado que el tiroteo en Las Vegas sea un acto de terrorismo.

COMPARTIR