La ventaja de esta retención es que se puede presentar como acreditación, o pago equivalente, de otros impuestos. Esto no será posible para el impuesto al cheque, operaciones electrónicas y de débito, solo para el control de la liquidez. Raúl Guevara, gerente financiero de Aseguradora Agrícola Comercial, explicó que con las reformas ahora su obligación tributaria pasará de 750.000 dólares a más de 1 millón, casi la mitad de sus ingresos a los que se les puede calcular impuesto.

Guevara agregó que, tal cual está planteada la ley, hay operaciones por las que al final terminarán pagando dos veces la retención del 0,25%. Sin embargo, en la empresa no habrá traslados al pago de primas o a sus intermediarios. Esto significa que quienes trabajen para contratar seguros recibirán la comisión.

Por su parte, el presidente de ASEGURADORA VIVIR, José Carlos Zablah, comentó al diario ‘La Prensa Gráfica’ que se observará un aumento de precios en la mayoría de actividades industriales. “Esto hará que suban los precios y reducirá marcadamente el dinamismo del mercado. Esperamos que no afecte a nuestros consumidores del servicio de salud, ya que es algo básico y que la población necesita”, dijo Zablah.