De ser aceptado, el plan podría comenzar su marcha a principios de 2014, partiendo su implementación en la comisaría de la calle Miguel Claro, en Providencia, una de las más congestionadas de la zona oriente de Santiago.

Las denuncias que se podrán hacer a través de este sistema son robo (del auto completo o de parte de él) y accidentes de tránsito, sólo en el caso de que no existan lesionados. En el país, 1,5 millones de autos están asegurados, pudiendo el nuevo sistema ser usado por todos los conductores. “Apuntamos a aprovechar mejor las tecnologías disponibles, de manera de facilitarles a los usuarios el dejar una constancia ante Carabineros”, explicó a ‘Pulso’ Jorge Claude, vicepresidente ejecutivo de la asociación.

El plan piloto que le entregó la AACH a Carabineros agilizaría los trámites de constancias ante la institución policial que son requeridos por las aseguradoras en caso de algún siniestro. A través de los tótems, los usuarios podrán llegar a la comisaría y responder a las preguntas que les hará el sistema, alimentando una base de datos; luego recibirán un código para confirmar el ingreso de la constancia al sistema, que estará disponible para aseguradoras y tribunales.