Mantener la actual supervisión generaría eventuales arbitrajes entre sistemas regulatorios y también distorsiones del mercado, subrayó en una conferencia. “Aunque establecer un supervisor único para los bancos es más urgente, el sector de seguros necesita comenzar a hablar sobre una senda paralela en el futuro próximo”, afirmó Bernardino.

Asimismo, añadió que "tenemos tiempo para pensarlo, no tenemos por qué precipitarnos", sin desvelar si la EIOPA asumiría ese papel de supervisor único. Antes de tener un supervisor único, Solvencia II debería estar vigente, lo que Bernardino dijo que podría ser incluso en 2016, tras los repetidos retrasos.

COMPARTIR