Así lo indicó José Iván Jaramillo, director de Planeación Financiera y encargado de todo lo relacionado con seguros en ISA, quien ha señalado que “los siniestros que más afectan a las subestaciones es el daño de transformadores, tanto así que en el caso del grupo ISA, en promedio, dos unidades de estas sufren rotura al año en los países donde tiene inversiones, por eso, acordó una póliza regional para atender estos casos”. Además, apuntó a los eventos naturales (como terremotos, deslizamientos y caída de rayos) como otros de los riesgos a los que se exponen.

El directivo de ISA enfatiza que “en Colombia las electrificadoras tienen aseguradas las subestaciones y los elementos que las integran”, aunque no las torres ni las líneas de distribución, “porque ninguna aseguradora asume los riesgos ocasionados por actos terroristas a estas infraestructuras, por tanto, estas contingencias las asume las empresas del sector”, informa ‘Portafolio’.

Sin embargo, las ganancias para la economía y el país de asegurar a las compañías eléctricas son innegables, siendo la principal, el aporte monetario que les permite a los beneficiarios de la póliza, en este caso las compañías de energía, reponer los equipos afectados con un menor esfuerzo financiero de su parte”, indica Sergio Alberto Moreno, gerente del sector Minas y Energía de SEGUROS COLPATRIA.

Por su parte, Óscar López Bedoya, gerente Comercial de CORRECOL, comenta que “las pérdidas del sector de energía son mucho mayores, si se suman los daños que actualmente sufren las líneas de transmisión y redes eléctricas, como consecuencia de voladuras y otro tipo de daños, ya que estos bienes no están cubiertos por las aseguradoras colombianas”.