La disponibilidad de un mayor volumen de datos y el uso de modelos de riesgo cada vez más sofisticados permite a las compañías "ofrecer a los consumidores beneficios significativos, como productos mejor adaptados a sus necesidades, precios más precisos y mejor prevención de riesgos", añade el directivo.

El informe, aunque recoge numerosas oportunidades tanto para los consumidores como para el sector de los seguros, también confirma que no se han materializado los riesgos potenciales derivados del uso de grandes cantidades de datos. Ante esto, "las aseguradoras europeas pedimos a EIOPA que siga supervisando la evolución y se comprometa con el sector en este importante tema, al tiempo que se abstenga de adoptar medidas reguladoras que puedan obstaculizar la innovación y la capacidad de nuestro sector para competir en un mercado global".

Vidonja recuerda que, aunque no hay una regulación específica sobre el big gata, "ya existen muchas normas de la UE que son pertinentes y aplicables a su uso en el sector de los seguros, como las normas de la UE sobre privacidad de los datos, la de distribución de seguros, la de divulgación y comercialización a distancia y la igualdad de trato, así como los requisitos de gobernanza de Solvencia II".

"El informe de EIOPA -concluye el directivo- confirma que no hay pruebas de que existan problemas de alto riesgo de exclusión para los consumidores y reconoce el amplio conjunto existente de normas de la UE y los acuerdos de gobernanza de datos de las aseguradoras. Como tal, las compañías europeas creen que actualmente no hay necesidad de más medidas reguladoras, ya que existe una protección efectiva para garantizar el uso responsable del análisis de grandes datos y evitar posibles resultados no deseados".

►Accede al informe de EIOPA