Insurance Europe hace hincapié en la necesidad de aumentar los conocimientos acerca de la exposición a catástrofes naturales, y en mejorar la cooperación entre los gobiernos, organismos públicos y las empresas privadas para prepararse y minimizar el impacto de las catástrofes, sin dañar los sistemas actuales de seguros.

En caso de que la Comisión Europa finalmente proponga algún tipo de acción legislativa en esta materia, Insurance Europe aboga “por una ‘armonización mínima’ que mantenga las soluciones nacionales existentes, que funcionan bien”.

La posición de las aseguradoras europeas en contra de los planteamientos de Bruselas en este tema se suma a la expresada también por el sector de los gerentes de riesgos que, a través de FERMA, han expresado su oposición a la creación de un fondo para cubrir la responsabilidad ambiental y las pérdidas derivadas.

COMPARTIR