Según el Informe elaborado por la agencia de calificación, titulado 'Puerto Rico Investment Exposure Remains Manageable', el segmento de Vida/Rentas Vitalicias posee el 51,8% de las inversiones analizadas (bonos municipales (muni), hipotecas, bienes inmuebles y activos BA), mientras que el segmento de No Vida posee un 47,1% y Salud y compañías de titulación se reparten el 1,0% restante.

La mayor parte de la exposición de Vida/Rentas Vitalicias (56%) proviene de las inversiones en préstamos hipotecarios, mientras que los bonos municipales representan el 37,8% de la exposición de este segmento. Por el contrario, los bonos municipales del segmento de No Vida se sitúa en un 84,0% de las inversiones originadas en Puerto Rico, seguido de bienes raíces con un 13,2%. En general, el segmento de No Vida posee el 65,7% de los bonos municipales de Puerto Rico, mientras que en el segmento de Vida representa el 32,5%.

"El alto desempleo, la emigración masiva y una crisis de la deuda nacional casi catastrófica ha tenido un gran efecto sobre la vivienda y los mercados comerciales de bienes raíces. La crisis económica de la isla se vio impulsado por la recesión y por factores globales derivados de Estados Unidos, incluyendo los impuestos corporativos del gobierno en 2006, lo que condujo al cierre de empresas y a despidos en el sector público y privado, así como acontecimientos más recientes como es la rebaja de la deuda", detalla A.M Best.