John H. Fitzpatrick, secretario general de la Asociación de Ginebra, precisó que "esta investigación representa la primera comparación empírica y cuantitativa de las aseguradoras y los bancos que utilizan los criterios comparables exigidos por la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS). El propósito de este análisis es proporcionar a los legisladores y otras partes interesadas un análisis de los hechos que cuantifican el riesgo sistémico de los bancos frente a las aseguradoras en estos criterios para apoyar su toma de decisiones".

"Creemos que esta investigación proporcionará información útil a los reguladores y supervisores cuando estén considerando la designación de las aseguradoras sistemáticamente importantes. Lo que está claro es que la participación de las aseguradoras en estas actividades de riesgo sistémico es significativamente menor que la de los 28 G-SIBs. Por otra parte, las aseguradoras generalmente coinciden sus activos con los pasivos y por lo tanto están menos expuestas que los bancos al riesgo sistémico causado por los préstamos a corto para prestar a largo", añadió Fitzpatrick.

BANCOS VS ASEGURADORAS: DIFERENCIAS EN LOS INDICADORES DE RIESGO SISTÉMICO

En concreto, los activos del banco promedio son 3,9 veces más grandes que los del promedio del sector asegurador y la mayor aseguradora se ubicaría solo junto al vigésimo segundo mayor banco sistémicamente importante. Además, como los pasivos de seguros son sustancialmente comparables con sus activos, un balance de Seguro tiene mucho menos riesgo sistémicamente que el de un banco de tamaño comparable.

Otra de las conclusiones del análisis apunta que la tendencia de las aseguradoras a suscribir CDS es considerablemente inferior a la de los bancos. En promedio, la banca ha suscrito 158 veces el valor nacional bruto de derivados de incumplimiento crediticio (Credit Default Swaps, CDS en sus siglas en inglés) que el promedio del sector asegurador. Esto supone que el sector financiero ha vendido tantas veces protección a través de los CDS como valores que protegen a los inversores del impago de la deuda, que se ha magnificado las posibles consecuencias si se van a la quiebra, dijo la asociación. Incluso los bancos de los últimos puestos del ranking tienen en promedio 12,5 veces los CDS vendidos por el promedio de las compañías de seguros.

Las aseguradoras utilizan mucha menos financiación a corto plazo que los bancos. La financiación a corto plazo como porcentaje de los activos bancarios totales es 6,5 veces superior a la financiación a corto plazo como porcentaje de los activos de la aseguradora. En este sentido, la Asociación de Ginebra recuerda que la transformación del vencimiento (es decir, los préstamos a corto para prestar a largo) es fundamental para el modelo de negocio de muchos bancos y es una fuente principal de su riesgo sistémico.

Por otro lado, el análisis también destaca que las aseguradoras están mucho menos interconectadas a otros proveedores de servicios financieros que los bancos, los cuales tienen 219 veces más exposición bruta que la media del sector asegurador. Por tanto, si se desarrollasen los acontecimientos en los mercados de derivados, es más probable que tengan un mayor impacto en los bancos que en las aseguradoras.

Para Daniel Haefeli, jefe del Programa de Seguros y Finanzas en la Asociación de Génova, "el proceso de designación de los aseguradores mundiales de mayor importancia sistémica debe reflejar los hechos descritos en este informe y las características específicas de la industria de seguros y su modelo de negocio. Si el proceso de designación no está bien dirigido y no es apropiado, las medidas de política resultantes podrían reducir la cantidad de cobertura de seguro disponible en el mercado y esto podría afectar negativamente el potencial de crecimiento global en un momento en que el mundo menos se lo pueden permitir".

Consulte el documento aquí.