La agencia advierte de que se llevan a cabo varias acciones con perspectivas negativas por las presiones al sector en 2013 y 2014, en particular el incremento del riesgo de crédito por la debilidad de la economía, los bajos tipos de interés y las difíciles condiciones operativas que han ido erosionando las ganancias de las aseguradoras, poniendo en peligro su  suficiencia de capital.

“En nuestra opinión, la preservación del capital se ha convertido en una prioridad para muchas aseguradoras globales”, se apunta desde S&P..

La solidez del sector, según la agencia de calificación, ha quedado demostrada pese al entorno bajista en la economía en los últimos cuatro años, los continuos desafíos económicos y de la industria en Europa y Estados Unidos, la alta cifra de siniestralidad por catástrofes naturales y la volatilidad de los mercados de capital. “De acuerdo a nuestros criterios, las aseguradoras globales muestran sólidas características crediticias en comparación a otras las grandes instituciones corporativas y financieras”, apunta.

PRINCIPALES AMENAZAS

S&P cree que la diversificación geográfica y de productos de estas grandes aseguradoras les ofrece una ventaja sobre las aseguradoras menos diversificadas. “Sin embargo, esperamos que los desafíos por los bajos tipos de interés, el creciente riesgo de crédito en las carteras de inversión, la persistente volatilidad de los mercados bursátiles y las incertidumbres relativas a la crisis de deuda soberana en Europa siguen siendo las principales amenazas para las calificaciones que se asignan a las aseguradoras globales”, concluye el trabajo de la agencia.

COMPARTIR