"La reducción del riesgo de los tipos de interés se puede lograr mediante la reducción del peso de garantías a largo plazo en el balance, en particular mediante la adopción de medidas para reducir las garantías de las operaciones nuevas o cambios en los diseños de los productos", Moody's.

"Se necesita tiempo para que comience a funcionar de manera legal antes de que esto tenga un impacto importante en el balance de una compañía de seguros. Por otra parte, si el cambio es demasiado brusco, existe el riesgo de que las ofertas de la aseguradora no coincidan con la demanda de los asegurados, lo que tendría un impacto negativo en la franquicia de la aseguradora", se detalla en el informe.

Por otra parte, las aseguradoras podrían tener que alterar la composición de las carteras de inversión a la luz de Solvencia II. "Para reducir la volatilidad de los ratios de Solvencia II, las aseguradoras también tendrán que decidir si aumentar su inversión en activos no negociables y potencialmente marcar un modelo con menor liquidez, como el capital riesgo, préstamos o activos relacionados con bienes raíces", señala. "Esto reduciría la volatilidad, pero también reduciría los ratios de solvencia y liquidez de la cartera de inversión de las aseguradoras", se concluye.

EL ACUERDO POLÍTICO SOBRE SOLVENCIA II, MÁS CERCA

La Unión Europea está a punto de alcanzar un consenso sobre las normas de Solvencia II, según desvela un miembro del Parlamento Europeo. “Hay un acuerdo sobre la mesa”, ha indicado Peter Skinner, eurodiputado laborista británico en declaraciones a Reuters. En todo caso, no desveló si las nuevas exigencias comenzarán a aplicarse, como los reguladores han señalado, en 2016.

Respecto a uno de los puntos de fricción, como es el del tratamiento de garantías a largo plazo, “la mayoría ha entendido un enfoque mucho más práctico y, por lo tanto, se puede implementar", dijo Skinner.