Según el 39% de los encuestados, entre un 5% y 10% de las indemnizaciones abonadas por sus compañías durante el pasado año eran por motivos fraudulentos, aunque no fueron detectados debido a la falta de mecanismos apropiados. Según Jorge Nicolau, managing director del grupo de Seguros de Accenture para España, “las aseguradoras europeas podrían ahorrarse miles de millones de euros si contaran con las herramientas adecuadas para detectar fraudes. Sin embargo, muchas compañías continúan utilizando reglas poco actualizadas y carecen de herramientas analíticas predictivas”.

Ante la pregunta de qué iniciativas tienen previsto poner en práctica para ayudar a prevenir el fraude, la respuesta más frecuente (citada por el 76% de los encuestados) fue el uso de técnicas avanzadas de detección de fraude, como herramientas de modelos predictivos que analizan siniestros fraudulentos históricos e identifican criterios para predecir otros nuevos. A continuación citaron “mejor aprovechamiento de la infraestructura de TI” (67%) y “mejorar la calidad en la captura de los datos” (61%).

Las aseguradoras europeas tienen previsto invertir una media de 16 millones de euros en los próximos tres años para mejorar la su operativa de gestión de siniestros. Todas las aseguradoras encuestadas cuentan con planes para mejorar sus departamentos de siniestros en los próximos tres años.