Estos comentarios, realizados durante el encuentro celebrado el pasado 7 de diciembre en París, son un signo de la resistencia creciente de la industria hacia un enfoque de 'talla única' para todos en Solvencia II. En declaraciones a los periodistas de los máximos representantes de seguros de Francia, Italia, Bélgica o España pidieron un enfoque país por país. "Las propuestas deben corresponder a cada mercado", dijo Jean-Francois Lequoy, de la Federación de Aseguradores Franceses (FFSA), según publica Business Insurance.

Solvencia II se ha retrasado por los desacuerdos entre los países de la UE sobre cómo debe calcularse los requisitos de capital para las aseguradoras de Vida, con cada gobierno defendiendo el método que más favorece a su propia industria. Algunos ejecutivos han dicho que los esfuerzos para acordar un conjunto armonizado de normas deben ser aparcados en favor de un acuerdo más flexible que dé a las aseguradoras en cada país un margen de maniobra para calcular sus niveles de capital de la manera que más se adapte y les convenga.

Los aseguradores británicos y holandeses se distinguen por ser los principales proveedores de rentas vitalicias, productos de inversión que ofrecen un ingreso regular durante la vida del cliente y que son menos comunes en otros países europeos. El ministro de Finanzas francés Pierre Moscovici dijo que compartía las preocupaciones de las aseguradoras a que las nuevas normas puedan imponer requisitos de capital excesivamente altos en algunos activos de inversión, lo que dificultaría su capacidad para financiar al sector privado. "Seré cuidadoso en defender sus intereses (de los aseguradores), ya que también son nuestros intereses, los de la financiación de la economía francesa", dijo.

Inicialmente, Solvencia II estaba destinada a entrar en vigor en octubre de 2012, aunque no se espera que tenga efecto hasta 2016 como muy pronto, debido a que las disputas sobre las reglas definitivas continúa. Las aseguradoras que se muestran ampliamente favorables a Solvencia II se han quejado de que la demora prolonga la incertidumbre sobre sus necesidades futuras de capital, lo que podría disuadir la inversión en el sector.

PETICIONES DE LAS ASEGURADORAS

En un comunicado conjunto, suscrito por ocho asociaciones de aseguradoras (entre ellas UNESPA), el sector asegurador europeo reitera cuatro peticiones en defensa del papel del Seguro para la protección de los ciudadanos europeos y la financiación de la economía:

-que la EIOPA preste atención a la solicitud formulada por la Comisión de revisar la calibración de los requisitos de capital para inversiones a largo plazo,

- que el estudio del impacto que se puso en marcha dure el tiempo necesario; este estudio debe incluir la prueba de medidas anticíclicas que han sido propuestas por las distintas partes interesadas,

-que el debate sobre la Directiva Omnibus II se reanude, una vez que los resultados del estudio sobre el impacto sean publicados, y se tengan en cuenta las demandas de la industria en lo que respecta a las medidas contra-cíclicas y las medidas de transición,

- que la EIOPA y la Comisión aprovechen el tiempo que hay por delante para pensar en maneras de reducir el coste del cumplimiento de Solvencia II, y cómo los principios de materialidad y de proporcionalidad pueden aplicarse en la práctica.