Así, el total de primas brutas suscritas disminuyó un 3,2% interanual en 2011, hasta los 1,072 billones de euros. Esta disminución se debió a la caída del 6,9% en las primas de Vida, las cuales representan el 60% de todas las primas. Por su parte, las primas de No Vida crecieron un 2,7%. En el año 2011, se gastó una media de 1.816 euros por persona en seguros en Europa. De esta cantidad, 1.072 euros se gastaron en seguros de Vida, y los 744 euros restantes en seguros de No Vida, de los que 190 euros fueron para Salud.

La cartera de inversiones de las aseguradoras europeas tenía un valor de 7,74 billones en 2011, un 2,6% más que un año antes y el equivalente al 55% del PIB total de los 32 mercados europeos que están cubiertos por los datos de Insurance Europe.

En términos de empleo, en 2010 cerca de 960.000 personas fueron directamente contratadas por aseguradoras, cifra prácticamente igual a la de 2009, según los últimos datos disponibles. Como esta cifra sólo refleja los que trabajan directamente para las compañías de seguros, no incluye a los millones de trabajadores adicionales o subcontratados para puestos intermediarios independientes.

"Estas últimas cifras ponen de manifiesto la enorme importancia de la industria de seguros para la economía de Europa", afirma Michaela Koller, directora general de Insurance Europe. "Su papel como principal inversor a largo plazo y significativo empleador hace que sea vital para la estabilidad económica de Europa y el crecimiento. Esto era antes de que los beneficios de sus productos para la economía y la sociedad se tuvieran en cuenta".

Los datos se publicaron ayer en el informe 'Estadísticas Nª 46 de Insurance Europe: Las aseguradoras europeas en cifras', que está disponible para su descarga gratuita en la página web de la federación.