Son conclusiones de un sondeo sobre Solvencia II que Moody's Analytics ha realizado entre 45 compañías del sector asegurador europeo.

En este proceso para cumplir con la directiva, la firma identifica tres áreas principales que requerirán especial atención: reporting reglamentario, capacidad de las aseguradoras para cumplir con los requisitos ORSA y gestión de calidad de los datos. Además, habrá otra cuestión que probablemente exigirá un gran esfuerzo a numerosas entidades aseguradoras: enraizar la cultura del riesgo que establece Solvencia II en las prácticas de negocio.

“Nuestro sondeo ha revelado que el tamaño de la aseguradora es clave para determinar el nivel de esfuerzo y la inversión dedicados, así como en el enfoque adoptado para acometer la regulación. En un extremo del espectro, las compañías de gran tamaño han visto en Solvencia II una oportunidad de mejorar sus capacidades de gestión de riesgos y su infraestructura”, explica Brian Heale, director senior de Business Development de Moody’s Analytics.

“En cambio, en el otro extremo del espectro encontramos compañías que están abordando los requisitos como un mero ejercicio de cumplimiento de la regulación. Estas últimas, por lo tanto, no están aprovechando la oportunidad para ir más allá de la conformidad normativa y construir la infraestructura que pueda ayudarles a entender mejor la relación entre riesgo y capital, y de ese modo, tomar decisiones mejor informadas”, añade.

ESPAÑA, EN LA FASE INTERMEDIA DE ADAPTACIÓN

La encuesta también analizó los avances realizados por los países de la muestra y concluyó que, de media, Reino Unido, Francia y Alemania se encuentran en las fases de implementación más avanzadas, seguidos de países como los nórdicos y España, que estarían en una fase intermedia.

Según el informe, Solvencia II tiene el potencial de aportar beneficios al sector, especialmente en cuanto a la gestión del riesgo y la calidad de los datos. Además, un 42% de los encuestados (principalmente las compañías de mayor tamaño) señalaron que sus inversiones en Solvencia II  ya están generando beneficios para su negocio.

“Aunque la prioridad para muchas compañías es cumplir con la directiva, nuestro sondeo sugiere que aquellas que han adoptado plenamente Solvencia II y han realizado inversiones estratégicas a largo plazo tienen más probabilidades de obtener beneficios comerciales y operativos de sus inversiones. En nuestra opinión, las compañías que están adoptando este enfoque estarán mejor posicionadas para adaptarse a los cambios reglamentarios futuros y para obtener ventajas competitivas”, comenta Heale.