Un tercio de esta suma se correspondería con los daños causados a automóviles aparcados en las calles, que fueron quemados intencionadamente por vándalos, y el importe restante estaría dedicado a sufragar los destrozos ocasionados en viviendas y en negocios, algunos de ellos arrasados y saqueados por manifestantes subversivos. Las autoridades locales han pedido a los afectados que comuniquen lo antes posible los daños sufridos.