Dicha norma incluye, en su disposición final segunda una modificación del artículo 86 bis del texto refundido de la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, aprobado por Real Decreto Legislativo 6/2004, de 29 de octubre, con el fin, se explica, “de permitir que las entidades aseguradoras españolas puedan competir en igualdad de condiciones con las entidades aseguradoras de otros Estados miembros, las cuales pueden utilizar las agencias de suscripción para contratar seguros”.

Los artículos 86 bis y 86 ter del texto refundido de la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, que fueron añadidos al mismo por la disposición final decimocuarta de la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, recogen la normativa aplicable a las agencias de suscripción. Esta normativa permite a las entidades aseguradoras domiciliadas en Estados miembros del Espacio Económico Europeo distintos de España y que ejerzan sus actividades en España en régimen de Derecho de Establecimiento o en régimen de Libre Prestación de Servicios, utilizar agencias de suscripción. Así, la modificación del mencionado artículo 86 bis tiene por objeto “eliminar la desventaja competitiva con la que han venido operando las entidades españolas, frente al resto, precisamente en nuestro propio mercado nacional”.

Se considera que la supresión de esta “barrera artificial” es de “urgente necesidad”, pues con ella se pone fin “a la desigualdad de trato entre las entidades españolas y las de otros Estados miembros, que sí pueden apoderar a las mencionadas agencias de suscripción seguros para la suscripción de seguros por su cuenta y nombre”.

Raúl Casado García, subdirector general de Ordenación de Mercado de la DGSFP, ya adelantó hace unos días en la 'Semana del Seguro 2013', en su participación en el Lloyd’s Speaking Corner, que los cambios en la regulación de las agencias de suscripción se publicarían “en breve”, reconociendo que era necesario encontrar una regulación definitiva, o al menos estable en el tiempo, que aporte seguridad jurídica” a la figura de la agencia de suscripción.