La evolución del resultado responde, según la entidad, “al crecimiento del stock de pólizas, la robustez del negocio suscrito y la activa gestión de las carteras de inversión llevada a cabo”.

Las entidades emitieron primas por un total de 1.421 millones de euros (-7% interanual). El grupo destaca el incremento de la facturación de los negocios de riesgo, aportando primas por importe de 622 millones, con un crecimiento del 5,7% interanual, “gracias al dinamismo comercial experimentado en la red de BBVA”, concreta. 

Este crecimiento se apoya en la contribución de los negocios de No Vida, que crecen un 8,6% interanual, tras emitir primas por 311 millones, con crecimientos interanuales importantes en Salud, Accidentes y Autos, del 23,8%, 27,7% y 10,6%, respectivamente. Por el lado de Vida Riesgo, las primas emitidas supusieron otros 311 millones (+2,9%), logrando así alcanzar un equilibrado mix del 50%-50% entre ambas líneas de negocio. 

En cuanto a Vida Ahorro, las primas emitidas superaron los 798 millones, que suponen una contracción del 14,9% interanual. “De esta forma, la actividad aseguradora aportó 331 millones de ingresos a la actividad bancaria de BBVA en España (+7,3% interanual), gracias a los sólidos fundamentos del negocio suscrito”, indica el comunicado de la entidad.

Al cierre de septiembre, el total de provisiones de Vida gestionadas alcanzó los 14.118 millones de euros (-3,5%); mientras que la cartera de pólizas aseguradas creció en 51.000 pólizas, situándose por encima de los 4,31 millones de pólizas aseguradas (+1,2%).

Por otro lado, la entidad hace balance del reciente lanzamiento del ‘Plan EstarSeguro’, al que se habían adherido al cierre de octubre más de 113.000 pólizas. Este plan permite agrupar el pago de sus seguros en un único recibo, fraccionándolo en doce meses, sin coste adicional ni compromiso de permanencia, y pudiendo disfrutar adicionalmente de una bonificación de hasta un 15% en función del número pólizas incluidas.