Pero además, continúa revelando Catalán “observamos un mayor deseo de agilidad y rapidez en la implementación en el mercado. Incluso en compañías aseguradoras técnicamente avanzadas, la implementación real de las decisiones de tarificación suele estar sujeta a costosos procesos informáticos que generan retrasos, lo que normalmente supone realizar simplificaciones en los cálculos. Por ello, además de un retraso en las decisiones de tarificación, el proceso queda expuesto a la posibilidad de un error humano”. Desde la compañía manifiestan que la tarificación en tiempo real, como la que posibilita Radar Live, se basa en identificar acciones de tarificación y suscripción adecuadas, considerando complejos modelos de riesgo, de análisis geográfico o de mortalidad a través de la creación de algoritmos de tarificación de gran sofisticación, con el objeto de llevarlos al mercado de un modo inmediato y sin riesgos, todo ello dentro de un único entorno integrado. Incluso, en los mercados en los que la regulación lo permita, dichos precios generados por Radar Live pueden ser óptimos para cada asegurado.

Tanto las aseguradoras de Vida como de No Vida están respondiendo positivamente a los beneficios de dar este gran salto en las capacidades de tarificación, afirma la compañía en el comunicado. Jesús Catalán pone un ejemplo para ratificar esta nueva tendencia en mercados altamente competitivos, como sucede en las líneas personales de No Vida en Reino Unido, en el que las compañías aseguradoras con un nivel de suscripción por encima del 40% en el seguro del automóvil regulado por la FCA, ya disponen de Radar Live.