“Esperamos mucho más actividad de aviones no tripulados en los cielos en unos años. Para garantizar una operación segura, las autoridades y los fabricantes de aviones no tripulados deben responder rápidamente a los cambios, como son el rápido desarrollo de las capacidades y al creciente tráfico aéreo a baja altitud. Los riesgos nuevos y poco comprendidos requerirán una respuesta ágil y flexible de todas las partes”, subrayan desde la aseguradora.



Un primer acercamiento de la seguridad por parte de los operadores será clave para lograr que el público se sienta cómodo con estos nuevos vehículos. La industria del seguro de la aviación tiene todas las razones para desarrollar soluciones a medida para los operadores de drones, propietarios y fabricantes. En la actualidad sólo se dispone de una historia muy limitada en términos de funcionamiento, fiabilidad y reclamaciones reales. “Las aseguradoras han adoptado un enfoque proactivo para llenar las lagunas en el conocimiento y ofrecer una cobertura integral para todas las partes interesadas en el mercado de drones. Ellos jugarán un papel vital de nuestro futuro”, matiza SCOR.

Consulte aquí el documento desarrollado por SCOR

COMPARTIR