[Patricia Ojeda]

P.- El 18 de septiembre visitará Madrid para participar en el Foro FAMA, ¿podría adelantarnos algunas directrices sobre las que versará su ponencia?

Recaredo Arias.- En la ponencia pondremos de manifiesto las diferentes oportunidades de inversión que tienen los mediadores en América Latina. Es un tema en el que será importante partir de la buena experiencia que tienen las empresas españolas que ya están asentadas en la región, tanto en sector financiero, como en el bancario y el asegurador, pero también en otros sectores como son energía o telefonía. En banca, América Latina provee una parte muy importante de las utilidades de las empresas españolas y en el caso del seguro, MAPFRE, por ejemplo, posee actualmente la mayoría de sus primas globales fuera de España, donde Latinoamérica representa un componente muy importante.

En el caso de los mediadores, considero que es significativo que la apuesta por Latinoamérica se haga como se ha hecho con los mediadores de otras partes del mundo, es decir, a través de alianzas estratégicas. La Mediación en España está muy desarrollada por lo que podría transferir conocimiento y buen hacer al mercado latinoamericano, el mediador en España ha superado muchos paradigmas que hay actualmente en la región, como es el caso de la bancaseguro o los canales alternos, que en el caso de América Latina se ven como enemigos de la Mediación cuando pueden ser elementos complementarios y que ayuden al mercado.

P.- Entonces, cuál es la clave para que el mediador español pueda abrirse camino en Latinoamérica

Recaredo Arias.- Consideramos que una vía muy fructífera  debería ser a través de alianzas estratégicas entre mediadores españoles y los mediadores de los distintos países de Latinoamérica y, a raíz de ello, que se construyan redes para albergar toda América Latina.

P.- En su opinión, ¿qué retos deberá afrontar el mediador en el mercado internacional?

Recaredo Arias.-  En el mercado latinoamericano hay muchas diferencias con el mercado europeo, principalmente porque en América Latina todavía hay que trabajar mucho en la creación de la cultura del seguro, además, las economías  tienen una mala estructuración del ingreso, ya que aunque son países muy poblados, no todos pueden adquirir seguros por el bajo nivel adquisitivo. En contrapartida, en la región se han roto paradigmas con todo lo que tiene que ver con el microseguro, lo importante es saber llegar a los mercados y conocer los productos que necesitan los distintos segmentos de la población.

Otro reto también es la situación económica de los diferentes países de Latinoamérica ya que en algunos casos la regulación es muy alta, como en México, donde la regulación es muy fuerte y es un punto en el que los mediadores tendrán que trabajar mucho para poder desarrollar su actividad en ese entorno regulatorio.

En general, uno de los grandes retos que tiene el mediador en todo el mundo es la capacitación. El mediador debe estar adaptándose a los cambios del mundo y tener la capacidad de conocer lo que necesitan sus clientes y trasladarlo a las aseguradoras para que éstas puedan ofrecer los mejores productos.

P.- Desde su visión, ¿qué opinión le merece el mercado asegurador español?

Recaredo Arias.-  Es un mercado que sin duda está atravesando la crisis europea pero que tiene unos fundamentos muy importantes ya que está muy bien regulado, para nosotros el mercado asegurador español es considerado muy grande, con muy buenas bases técnicas y la Mediación está muy desarrollada, por eso creemos que es un mercado del que debemos aprender. Por ejemplo, en el caso de Solvencia II, que comenzó en España y que ahora estamos desarrollando en México, Chile o Brasil y en el que nos hemos fijado bastante.

P.- ¿Considera que hay similitudes entre el mercado español y el latinoamericano? ¿Y cuáles son las mayores diferencias?

Recaredo Arias.- El mercado español está más desarrollado y es más maduro. Hay más conciencia de la prevención y la protección por lo que no hay que hacer tanto esfuerzo para convencer al consumidor de la necesidad de contratar un seguro. Pero en contrapartida, por la madurez del mercado las capacidades de crecimiento empiezan a ser más delimitadas, sin embargo, los mercados de América Latina representan una gran oportunidad porque están ahora desarrollándose, poseen más dinamismo, ya que en la medida que las clases medias están creciendo tenemos nuevos consumidores potenciales.

Esto lo han visto muchas empresas españolas, aunque las aseguradoras españolas no han venido tanto, estos mercados latinoamericanos representan muchas oportunidades para el sector.

SOLVENCIA II: “VAMOS A SER EL PRIMER PAÍS DE AMÉRICA LATINA, E INCLUSO DE EUROPA, QUE LO VA A IMPLANTAR DE FORMA INTEGRAL”

P.- Como director general de la AMIS, ¿qué balance hace del mercado asegurador mexicano actual y cómo terminará el año?

Recaredo Arias.- En México llevamos un crecimiento muy bueno este año, en el semestre crecimos en términos grandes un 11,4%, descontando una inflación del 3,45%. Estimamos que al final del año el mercado, teniendo en cuenta la desaceleración económica, se situará en un 10,8% en términos reales, quitando la inflación del 3,4%. El mercado mexicano tiene muy buena evolución, creemos que esto nos permitirá tener una representación mayor en el PIB,  llegar al 2% de participación.

Afortunadamente no ha habido ninguna gran catástrofe este año, aunque la temporada de huracanes es intensa, en el caso de que se dé algún acontecimiento catastrófico el seguro mostrará su valía.

La evolución del seguro va muy bien. La parte que nos ocupa ahora son las reformas legales que está viviendo el país, como la reforma Financiera, que dan una serie de medidas legales para el consumidor del seguro y para el sector financiero, buscando una mayor penetración de los seguros a la población. Otra importante es la reforma fiscal que nos preocupa mucho y que se ha presentado este domingo en el Congreso, reduce la sensibilidad de las personas físicas para la compra de seguros y tiene medidas fuertes para las aseguradoras en cuanto a la reducción de reservas, entre otras normas.

Además, estamos en plena implementación de solvencia II en México, vamos a ser el primer país de América Latina, e incluso de Europa, que lo va a implantar de forma integral, será el próximo 5 de abril de 2015, por lo que estamos inmersos en un trabajo muy intenso de la regulación secundaria para poder tenerlo todo listo para esa fecha.

P.- ¿Por qué se están impulsando tantas reformas normativas en el país?

Recaredo Arias.-  Tenemos un gobierno que entró a principios de diciembre de 2012, y es un gobierno muy reformador, también la sociedad estaba demandando grandes reformas estructurales, por lo que se han puesto en marcha algunas como la laboral o la educativa.

Ahora estamos con la reforma Financiera, que incumbe más al sector asegurador y al financiero, que da más medidas de protección al consumidor pero también para que haya profundización de estos sectores entre la población. Esta reforma hacendaria busca tener más recaudación ya que México es uno de los países de la OCDE con la recaudación más baja.

Afortunadamente las finanzas públicas están sanas, no tendremos ni siquiera un 0,5 del déficit presupuestal, el endeudamiento es bajo, aunque México sí tiene que depender menos de la recaudación petrolera. Dentro de estas medidas hay algunos puntos que perjudican al sector asegurador y en ello estamos trabajando, para llegar a un acuerdo con el Gobierno.

P.- Otra de las reformas impulsadas hace poco en México ha sido el seguro obligatorio de Autos, de hecho, desde Inese estamos preparando un Seminario en México sobre este tema, ¿qué queda por hacer en este sentido?

Recaredo Arias.- Es una de las reformas por la que más hemos luchado, creo que desde hace más de 25 años, para implementarlo. Un gran paso ha sido instalar este seguro para todos los vehículos que circulen por carreteras federales, gracias a lo cual algunos estados de México lo están adoptando. En México para instalar un seguro de Autos tiene que ser por cada uno de los estados, no es una legislación de carácter federal. Afortunadamente varios estados están adoptando este seguro y consideramos que este cambio que hemos buscado durante muchos años se va a dar ahora. Es una cobertura esencialmente para personas y con una pequeña cobertura para daños materiales. De hecho en el resto de países de América Latina no existe la cobertura para daños materiales. Estamos en la fase de implementación, por lo que es muy oportuno el seminario de Inese porque hay muchas discusiones como, por ejemplo, cuál será la suma asegurada apropiada que habrá que estipular en el caso de fallecimiento o accidentes, entre otras cuestiones que se debatirán en el seminario de Inese.

P.- ¿Cuáles son los puntos marcados en la agenda de la AMIS?

Recaredo Arias.- El principal reto es que el seguro tiene que penetrar mucho más en la economía, como pasa en otros países de América Latina, donde llega al 3,5%, lo que hace que en México haya esa necesidad de crecer y desarrollarse.

Para ello, hemos creado un Plan de desarrollo del sector asegurador con el que buscamos trabajar en tres vertientes muy importantes. La primera es dar paso al sector asegurador privado a través de las políticas públicas, en algunos países de América Latina hay muchas tareas que se llevan a cabo desde la seguridad social del gobierno y en otros países por el sector privado como son los seguros de invalidez y Vida o riesgos del trabajo que lo llevan los seguros privados.

Otras vertiente son las tareas de regulación, en algunos momentos el regulador mide el desarrollo del sector asegurador, no hay una política de desarrollo del sector asegurador en el país, trabajamos con las autoridades para que una vez que se termine con la implementación de solvencia II trabajemos en una agenda de desarrollo en este sentido. Por último, también trabajamos desde de la asociación con una serie de proyectos para encontrar dónde están los campos en los que el sector asegurador debe desarrollarse para trabajar en las necesidades que hay en la población.

“HABRÁ UNA NUEVA CORRIENTE DE CRECIMIENTO DEL SECTOR ASEGURADOR”

P.- ¿Cuáles son los principales puntos sobre los que trabaja actualmente la GFIA?

Recaredo Arias.- Todo lo que corresponde a la implantación en Europa en Solvencia II y que se tiene que dar también en EE.UU. y en otros países, es una corriente regulatoria que se está haciendo en todos los países por lo que hay que resolver unas serie de retos en este aspecto. Lo que más ocupa a todos los países, como son Canadá, Australia, Europa y América Latina, son las garantías u obligaciones a largo plazo, el rol y el papel de las aseguradoras con un descendiente institucional y un descendiente institucional a largo plazo y que además ayuden a paliar el riesgo sistémico. Las regulaciones actuales no resuelven muy bien este problema y entonces implica el potencial de inversiones de capital mayores para las entidades aseguradoras.

Otro tema que está sobre la mesa de la GFIA es la definición de las aseguradoras que se consideran que son generadoras de riesgo sistémico. Como GFIA estamos en desacuerdo con los criterios que se tomaron para incluir estas aseguradoras, ya que son criterios bancarios y las aseguradoras ya han demostrados a través del tiempo que no son generadoras de riesgos sistémicos.

También se está trabajando en las reglas de regulación para los grandes grupos aseguradores internacionales donde hay que buscar normas y reglas de supervisión y que no se replique la supervisión y no se multiplique los requerimientos de capital de reserva para las aseguradoras globales.

Asimismo, otro tema es facilitar el comercio internacional de seguros y la regulación local y la inclusión financiera, además de llevar los seguros a los estratos más bajos de la población. Ya hay constituidos 10 comités trabajando en estos momentos para abordar todos estos temas con las autoridades.

P.- ¿Cómo vislumbra el futuro del sector asegurador global?

Recaredo Arias.- Definitivamente cada día queda más claro el rol que el seguro internacional juega dentro de la economía, como un elemento global y muy internacional y que no por eso genera riesgo sistémico. Consideramos que las autoridades encontrarán un equilibrio para poder ayudar en la devaluación de los activos y pasivos de las inversiones a largo plazo, por la amenaza que existe para el mercado asegurador global de que esta regulación desestimula a las aseguradoras para ofrecer productos a largo plazo, así que una vez superado esto y superada la crisis financiera, habrá una nueva corriente de crecimiento del sector asegurador.

Sobre esto hay una buen noticia, ya que este fin de semana en la junta gerente en Rusia ya hubo un pronunciamiento y una recomendación específica de las autoridades de que se cuiden mucho todo lo que tiene que ver con los sectores a largo plazo, en particular a las aseguradoras que no se les alecciones con regulaciones inadecuadas en ese rol para que puedan proveer con productos a largo plazo. Vemos con optimismo el futuro del mercado asegurador.