“Siempre nos preocupa que, si hay demasiada apreciación, crezca la demanda de proteccionismo”, señaló argumentando la necesidad de evitar que la moneda se aprecie “fuera de los indicadores fundamentales”. Según ha declarado en una entrevista en Miami de la que se ha hecho eco ‘Bloomberg’, actualmente se encuentra a la espera de una declaración por escrito sobre las restricciones del ente regulador de las pensiones antes de seguir avanzando, algo que debería llegar “en las próximas semanas”, añadió.

La medida, que atenuaría la presión sobre el sol, llega después de que la moneda alcanzara el nivel más alto en quince años de 2,5780 por dólar el 22 de octubre.

COMPARTIR