La permisividad de las autoridades en la inversión al exterior ha ido en aumento en los últimos años. Según el informe semanal del BCP, desde noviembre de 2006 hasta la fecha, el límite en las inversiones al exterior ha pasado del 10,5% al 36%. A cierre del pasado año, las AFP tenían invertido en los mercados extranjeros el 29,3% de su portafolio, mientras que a marzo de este año el porcentaje había ascendido hasta el 31,6%.

Esta posibilidad de nuevas inversiones contempla instrumentos emitidos por los Gobiernos, principalmente los que se refieren a las deudas soberanas, las entidades financieras y no financieras cuya actividad económica mayoritaria se realice en el exterior. El BCP recuerda que la medida tiene el fin de “ayudar a moderar la entrada neta de dólares en la economía”.