Expansión y El País han publicado hoy sendas entrevistas con Antonio Huertas, en las que justifica, por otro lado, la decisión de su grupo de entrar en el capital de Bankia cuando esta salió a bolsa. “La operación -comenta-parecía buena con la información que se tenía en ese momento. Luego se vio de manera distinta, claro. De todas formas, 160 millones sobre una cartera de 35.000 millones, que es lo que tiene MAPFRE, es una cantidad adecuada. No obstante, por ser Bankia un socio, su caída de la cotización nos duele más, pero el problema lo han tenido ellos, no nosotros”.

En este sentido, respecto a la resolución de los acuerdos de bancaseguros en Bankia, “creo que lo mejor es buscar una solución de consenso, porque si se fija el pago de la indemnización que se pide, una de las partes puede tener un problema y, además, está también la vía de los tribunales para recurrir”. Al repecto, segúb publica hoy El Economista, Bankia ha tomado la decisión de provisionar 900 millones de euros a lo largo de este año para hacer frente al eventual pago de la indemnización que le exige AVIVA en el proceso de arbitraje que el grupo británico ha iniciado contra la entidad financiera, ante la Cámara de Comercio de Madrid.

Cuestionado sobre el interés del MAPFRE en CESCE, indica que esta es “una compañía compleja pero interesante y cuando se conozcan las condiciones definitivas, si estas fueran adecuadas, podríamos considerar participar en la privatización a través de SOLUNIÓN, la sociedad de seguro de Crédito que hemos creado junto con nuestro socio EULER HERMES”.

EN TRES AÑOS, EL 60% DEL BENEFICIO VENDRÁ DEL NEGOCIO INTERNACIONAL

Sobre su grupo, afirma que “MAPFRE debe pasar de ser una suma de negocios a una sociedad global. No estaba suficientemente desarrollada; hay que aprovechar mejor los recursos”. Recuerda que se han creado áreas corporativas con “competencias globales”, pues en los negocios “debe haber trasvase de experiencias porque el negocio asegurador se parece mucho entre los países. Aprovechar los errores de unos para no repetirlos en otros”.

Remarca el hecho, por otro lado, de que “sería normal que, en tres años, el 60% de beneficio proceda del negocio internacional”, y explica que, en el exterior “estamos en fase de consolidación y optimización, sin intención de entrar en ningún país más. El objetivo es trasladar allí un modelo de mayor sinergias para lograr una gestión con menos costes”. Incide en especial en los planes de expansión en Estados Unidos: “Tenemos que aprovechar más, aunque no va a ser fácil. Queremos crecer más pero sin compras, llegar a más estados y distribuir más productos. El objetivo es aumentar el negocio de los seguros de automóviles y entrar luego en Vida y en Empresas”.

EN ESPAÑA, LO PEOR DE LA CRISIS HA PASADO

Apunta a la eficiencia en costes y a la menor siniestralidad las fortalezas para compensar la menor actividad en España debido a la crisis. “Pero lo peor de la crisis ha pasado. Hemos transformado la compañía para simplificarla, darle estabilidad y dotarla de más tecnología. MAPFRE seguirá siendo sólida pese a la crisis”, remarca.

Finalmente, reconoce que el sector debe hacer autocrítica respecto a la extensión del seguro en la sociedad. “Falta mucha mejoría”, apunta, en particular en “la claridad en los productos, en los contratos y en la aplicación de las cláusulas”.