De este modo, sus asegurados de reembolso de hasta 40 años contarán, además, con reembolso de hasta 600 euros en los casos de antecedentes de muerte súbita familiar o de antecedente personal de parada cardíaca. El acuerdo ha sido rubricado por el director de Salud.

Para Antonio Jiménez, director de Salud y Accidentes de AXA, “la prevención es el pilar sobre el que se basa nuestra compañía. Por eso hemos decidido incorporar la medicina genética a nuestra oferta y ofrecer a nuestros clientes toda la información posible sobre los riesgos a que se expone su salud, especialmente en el ámbito cardiovascular”.

Por su parte, el doctor Ramón Brugada, director de Brugada Genomics, experto genetista y decano de la facultad de Medicina de la Universitat de Girona, asegura que “la Genética representa un nuevo avance en la detección de los pacientes en riesgo y de la prevención cardiovascular. Ahora, mediante las nuevas herramientas de detección genética, se puede valorar el riesgo analizando la predisposición de la persona a sufrir arteroesclerosis coronaria y muerte súbita, entre otras enfermedades”.

AXA recuerda que estas enfermedades son la principal causa de muerte en el mundo occidental, con 7 millones de infartos anuales, y son la primera causa de hospitalización y discapacidad. Además, un 30% de estas patologías causan la muerte súbita antes de que el paciente pueda tener atención hospitalaria. En España la muerte súbita cardiaca se cobra cada año la vida de 30.000 personas y no solo afecta a pacientes con enfermedad coronaria, sino también a deportistas y jóvenes. En estos últimos, la muerte súbita suele estar relacionada con enfermedades genéticas o hereditarias que pueden provocar una arritmia mortal.