Según el BCE, los efectos de la crisis financiera, el entorno de bajos tipos de interés y el envejecimiento de la población europea han impulsado la necesidad de mejorar la calidad, la granularidad y la comparabilidad de los datos sobre este sector. “Dadas las lagunas de información que existen actualmente en los datos disponibles y la falta de comparabilidad entre países, resulta difícil comprender el papel del sector en el mecanismo de transmisión de la política monetaria, de los flujos de efectivo y de los riesgos asociados a los compromisos por pensiones”, detalla.

Consulta de EIOPA

En paralelo a este proyecto, EIOPA inició también ayer una consulta pública sobre la información de fondos de pensiones que presentan periódicamente los supervisores nacionales a la autoridad europea. Esta iniciativa pretende simplificar todas las obligaciones de información cuantitativa sobre las pensiones en un paquete de información completo.

Con vistas a minimizar la carga de información que soporta el sector de los fondos de pensiones, EIOPA y el BCE han colaborado estrechamente para establecer sus definiciones y el marco metodológico.

Aproximadamente 50 millones de ciudadanos de la zona euro son partícipes de un fondo de pensiones. El tamaño de los fondos de la zona euro prácticamente se ha duplicado desde 2008, sumando sus activos   totales en la actualidad 2,5 billones de euros aproximadamente.