El Consejo de la UE, institución ha aprobado la directiva sin discusión. El Parlamento Europeo dio su visto bueno el pasado 24 de noviembre, detalla Europa Press.

Los Estados miembros disponen ahora de dos años para incorporar su contenido a las legislaciones nacionales. En concreto, la directiva persigue los objetivos de aclarar las actividades transfronterizas de los fondos de pensiones de empleo, garantizar la buena gobernanza y la gestión de riesgos, aportar información clara y relevante a los clientes y asegurar que los supervisores disponen de las herramientas necesarias ejercer sus competencias.