Los datos provisionales del año 2008 del Instituto Nacional de Estadística (INE), sobre movimiento natural de la población, muestran que, el pasado año, se registraron 385.954 fallecimientos, 593 más que en 2007. No obstante, la tasa bruta de mortalidad (número de defunciones por cada 1.000 habitantes) disminuyó hasta situarse en 8,47, frente al 8,59 del año anterior.

Las estadísticas revelan que el número de fallecimientos de ciudadanos extranjeros fue de 10.738 (el 2,8% del total). “Siete de cada 10 de estos fallecimientos correspondieron a nacionales de países miembros de la Unión Europea, que son los extranjeros residentes en España con edades medias más avanzadas. Por países, destacaron Reino Unido y Alemania, cuyos ciudadanos fallecidos representaron el 24,2% y el 12,8% del total, respectivamente”, apunta el INE.

El desglose por comunidades autónomas sitúa a Asturias, Galicia, Castilla y León y Aragón como las regiones con tasa de mortalidad más alta, con datos que superan los 10 puntos. En el lado contrario, es menor el ratio de mortalidad en Madrid, Canarias, Ceuta y Melilla.

Los datos del INE también hacen referencia a la evolución de los nacimientos, que ascendieron el pasado año a 518.967, es decir, 26.440 más que los registrados en 2007. De esta manera, la tasa bruta de natalidad (que refleja el número de nacimientos por cada 1.000 habitantes) se situó en 11,38.

Con estos datos, el crecimiento vegetativo de la población (diferencia entre el número de nacimientos y defunciones) fue de 133.013 habitantes, lo que supone una cifra superior en 107.166 personas a la registrada en 2007.

El 16,7% de la población en España tiene 65 y más años

Por otra parte, el INE ha realizado un avance del padrón municipal a 1 de enero de 2009. Cabe destacar dos datos: por una parte, que la población empadronada en España alcanza los 46.661.950 habitantes, lo que supone un aumento de 504.128 personas respecto a los datos de 1 de enero de 2008. Por otra parte, el número de extranjeros empadronados se sitúa en 5.598.691 personas, que representan el 12% del total de inscritos; cerca de 2,3 millones son ciudadanos de la UE. Asimismo, es de reseñar que el 16,7% de la población en España tiene una edad de 65 y más años.