Las compañías de seguros se han visto expuestas a una serie de cambios regulatorios después del terremoto, entre los cuales destacan como uno de los más relevantes el que transformó el proceso de asignación de los seguros de sismo e incendios de las propiedades con crédito hipotecario vigente. “La implementación de la licitación de seguros asociados a crédito hipotecario ha sido un cambio tremendamente relevante tras el terremoto”, señala Fernando Coloma, superintendente de Valores y Seguros, en información de ‘Diario Financiero’.

Según las cifras de la SVS, entre julio y diciembre de 2012 se realizaron 37 licitaciones de seguros asociados a créditos hipotecarios, las que provocaron una caída de promedio del 59,53% en los precios de los seguros de desgravamen y del 24,23% en los de incendio y sismo. Esto se dio después de que entrara en vigor la Ley que establece condiciones y mecanismos de asignación de estos seguros. Modificación legal que además significó mayores exigencias respecto de las coberturas de dichos seguros.

Pero más allá del ruido que causó la implementación de las licitaciones de seguros asociados a créditos hipotecarios, no se trata del único cambio regulatorio, los cuales abarcan en forma transversal todo el negocio asegurador. En cuanto a reglamentos, se redactaron nuevas exigencias respecto de planes de contingencia; facilitación de mecanismos de denuncia de siniestros; disponibilidad de información para asegurados; reducción de plazos para liquidación de siniestros; y nuevos plazos para pagar las indemnizaciones.