Según se detalla en la nota de la Susep, la aseguradora vendió 20.000 pólizas de seguro en Brasil hasta diciembre de 2010, lo que derivó en el envío de 176 millones de dólares a las oficinas principales de la firma en Estados Unidos, alcanzando el valor asegurado una cifra de 6.200 millones de dólares. Como parte de la ofensiva del órgano regulador contra las aseguradoras extranjeras que operan sin licencia en el país, indicó que había encontrado que NATIONAL WESTERN LIFE tenía representantes locales autorizados para capturar clientes, recibir propuestas y enviarlas a la compañía. La Susep también dijo que la aseguradora pagó comisiones por contratos a sus representantes.

Por su parte, la compañía ha indicado en un comunicado que “nunca ha realizado operaciones en Brasil” y que no tiene “oficinas o empleados” en el país, donde tampoco asegura que tampoco mantiene cuentas bancarias.