En cuanto a la competitividad resaltó que para mejorarla las empresas deberán tener en cuenta cinco puntos: la reforma tributaria que generen negocios más fluidos y competitivos; la modernización del estado en relación a aduana, puertos, etc.; el acuerdo de facilitación del comercio de la OMC, inversión en infraestructura logística y el acceso a los mercados internacionales a través de convenios.

Por su parte, Ruben Oscar García, presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina, expresó que más del 80% de las importaciones están destinadas a la industria y la producción, reseñando que el comercio tiene que ser más ágil: “Estamos fallando porque desde el Estado que predica la apertura y cuando nos sentamos a discutir tenemos que pedir permiso para trabajar y esto perjudica la cadena porque existe la misma imprevisibilidad que antes. El comercio debe ser ágil, debe existir una facilitación de procesos, agilización de puertos”, agregó García.

Finalizando su ponencia, el presidente de la CIRA, explicó que la importación no significa un pequeño negocio de un producto fabricado y terminado, en el exterior, en países limítrofes, el mismo producto sale la mitad, los argentinos van a comprar afuera en vez de gastar ese dinero acá, somos un país caro, capacitamos a los trabajadores y cuando el producto sale al mercado no se vende.

Aumento drástico del riesgo político

Por otro lado, Bart A. Pattyn, presidente y CEO de COFACE, realizó un resumen del panorama actual de riesgo de países avanzados y emergentes. Comenzó su exposición comentando que hay muchas buenas noticias a nivel global pero también hay algunas malas pero que la confianza que los empresarios tienen de su región está mejorando. Remarcó que hoy la incertidumbre no es económica pero que hay una situación de aumento drástico del riesgo político porque la incertidumbre en este ámbito está en aumento.

Pattyn comentó que Argentina mejoró, bajó la inflación, el peso es convertible y manifestó que si no cambiaba el gobierno en menos de 5 años se iba a convertir en Venezuela. En relación a Estados Unidos, dijo que el problema más grande de Donald Trump es que el ciclo económico en ese país está terminando y la situación económica se está complicando, los norteamericanos están comprando menos. En cuanto a Europa, puso el foco en las elecciones en Francia y la pelea entre elegir la globalización o el proteccionismo. También aseveró que si Francia quiere salir de la Unión Europea, ésta no va a existir más.