En concreto, AFP CAPITAL se ha llevado la mayor sanción, la cual responde, según el comunicado dado a conocer por el organismo regulador, a “una serie de irregularidades en su modelo de comercialización de cuentas obligatorias de afiliados y productos voluntarios ocurridas entre 2009 y 2011”, siendo sancionada con una multa a beneficio fiscal equivalente a 3.000 UF (casi 70 millones de pesos - 137.757 dólares).

Una de ellas corresponde a incumplir la obligación de informar al regulador de los contratos de distribución que suscribió con ING Agencia de Valores e ING SEGUROS DE VIDA, durante ese período, cuando el controlador de la AFP era ING. Otras infracciones, se detalla en la información publicada por ‘Diario Financiero’, corresponden a la falta de diligencia y cuidado en el acceso a información respecto de datos personales de los afiliados de la AFP, respecto de empresas relacionadas.

Además, omitió la supervisión de que funcionarios de sus empresas contratistas respetaran las instrucciones vigentes en materia de promoción, publicidad y comercialización de cuentas de capitalización individual de cotizaciones obligatorias, permitiendo la ocurrencia de prácticas irregulares y, por último, efectuó labores de comercialización sin personal autorizado para ello.

Respecto a este tema, la administradora envió un comunicado, donde señala que no reclamará la sanción interpuesta por el regulador, “pues tiene la convicción de haber actuado siempre de buena fe, dando cumplimiento al ordenamiento vigente. Se trata de hechos puntuales ocurridos años atrás y que han sido plenamente superados, por tal razón no resulta conveniente extender esta situación”.

DIFÍCIL CUANTIFICAR EL DAÑO DE LOS FONDOS POR EL CASO CASCADAS

Por otro lado, la superintendenta de pensiones, Solange Berstein sostuvo que es bastante difícil cuantificar en estos momentos las pérdidas que han tenido los fondos de pensiones como accionistas minoritarios de las sociedades cascadas de SQM, dentro de las investigaciones que se están realizando por las supuestas irregularidades en las operaciones entre dichas sociedades relacionadas.

“Es bastante difícil en este momento poder cuantificar las pérdidas respecto a las transacciones específicas que se realizaron y que tienen un impacto sobre las sociedades en las cuales invierten los fondos. Primero tienen que terminar el proceso de la Superintendencia de Valores y Seguros, donde se conozca cuáles son las transacciones donde se verifique un ilícito, ver cómo fue el impacto sobre la sociedad en la cual están invertidos los fondos”, apuntó Berstein.