La Superintendencia ha recibido denuncias e información sobre las actividades publicitarias que realiza esta supuesta empresa a través de las redes sociales, páginas de internet, entrega de propaganda, etc., y sobre el uso no autorizado del nombre institucional en documentos relacionados con trámites prestatarios, lo cual constituye un procedimiento ilegítimo que perjudica su imagen y prestigio, y violenta los derechos de propiedad intelectual adquiridos desde su creación como entidad pública.

Es necesario señalar que “el logotipo de identificación institucional constituye un bien intangible que se ampara además en la Ley de Propiedad Intelectual, por lo que la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros se reserva el derecho de iniciar las acciones legales pertinentes sin perjuicio de los procedimientos civiles y penales que puedan iniciar terceras personas y las entidades que controlan el sistema financiero”.

COMPARTIR