“Los objetivos más importantes de la nueva estructura corporativa son reducir la complejidad del modelo de negocio europeo y reflejar la internacionalización del grupo ARAG, ya que su volumen internacional de negocio ha aumentado un 90% en los últimos diez años”, se explica en un comunicado.

La filial de España mantiene su estructura corporativa y su modelo de negocio. A partir de la fusión, opera como una sucursal bajo el nombre de ARAG SE SUCURSAL EN ESPAÑA.

Mariano Rigau, responsable ejecutivo de la aseguradora para España y Portugal, mantiene sus responsabilidades y entra a formar parte del nuevo Comité Ejecutivo del grupo. Este órgano interno de gestión trata temas relacionados con las divisiones internacionales y las directrices de carácter global del grupo.