La Resolución determina que la Superintendencia de Seguros de la Nación entiende que las infecciones como consecuencia directa o indirecta del VIH/SIDA no difieren de otro tipo de afecciones a la salud, no existiendo por lo tanto justificación alguna para su consideración como riesgo no cubierto en los Seguros de Personas.

En consecuencia a lo anteriormente expuesto, resuelve en el Artículo 1° del documento que “no se admitirán en la aprobación de planes de Seguros de Personas, exclusiones de cobertura relativas a infecciones que resulten consecuencia directa o indirecta del SIDA – Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida”.

Además, determina que: “Las entidades aseguradoras deben ajustar las condiciones contractuales de las pólizas comercializadas, que contemplen dichas restricciones de cobertura, a partir de la entrada en vigencia de la presente, quedando sin efecto la exclusión mencionada en el artículo 1º”.

En Argentina se estima que 120.000 personas conviven con la enfermedad. La prevención es la principal herramienta para evitar el contagio y la transmisión del HIV.