BDS.- Usted es una persona muy conocida en su país, pero quizá no tanto en el nuestro. ¿Quién es Tony Aquila? ¿Cómo podemos explicar que alguien haya pasado de barrer en un taller de coches a crear una compañía innovadora, con un valor de miles de millones de dólares?

TONY AQUILA.- No soy muy diferente de los demás. Si quieres algo, y afrontas el riesgo de ir a por ello, puedes conseguirlo. Tuve la fortuna de nacer en el ‘gueto’ de  Silicon Valley. En mi generación fue cuando la tecnología empezó a florecer; me interesaba mucho. De niño siempre estaba inventando cosas, luego me di cuenta de que si quieres ser bueno en algo debes poner toda la disciplina para que funcione. Yo tuve la suerte y la oportunidad de inventar cosas y comercializarlas.

 

BDS.- Me llama la atención que mantiene tres principios claves de Solera: “pensar 80/20, actuar 30/30 y vivir 90/10”.

TONY AQUILA.- Bueno, el 80/20 es el antepasado de ese principio matemático que dice que el único equilibrio es el desequilibrio. Fue Pareto quien lo enunció. Si lo piensas, nunca ha cambiado: el 20% de la gente posee el 80% de la riqueza y el 20% de los trabajadores de una empresa causan el 80% de los problemas en el ambiente de trabajo. Es una fórmula matemática increíble. También nos dice qué es lo importante: hay que centrarse en el 80%, no en el 20%. Lo usamos como una manera de comunicar. Nosotros estamos en 78 países y hablamos 16 idiomas y 40 dialectos dentro del grupo. A la hora de comunicarnos, lo único que es común a todos son las matemáticas. Si podemos dar a la gente pautas matemáticas, nos permite una mejor comunicación; hay que centrarse en las cosas que importan, no fijarse en el 20%. Siempre encuentras gente que hace problemas de la nada, no lo permitamos. Nosotros usamos esa regla todos los días. El 20% de los productos generan el 80% de los ingresos; el 20% de nuestras innovaciones supondrán el 80% de nuestros ingresos futuros. Tenemos una cultura muy definida respecto a usar nuestros principios, y es realmente difícil usarlos todo el tiempo, lo que significa que aspiramos más que conseguimos, lo que también es muy importante. Para una empresa no es bueno tener principios que todo el mundo cumple todos los días; sería aburrido.

 

No estudiamos a nuestros competidores por miedo a copiarles; somos una compañía muy dirigida a la innovación

 

Innovación y tecnología, gran oportunidad para España

BDS.- ¿Qué define la innovación en Solera respecto a sus competidores?

TONY AQUILA.- No estudiamos a nuestros competidores por miedo a copiarles; somos una compañía muy dirigida a la innovación. Tenemos a la gente que es innovadora en un entorno muy libre. No trabajan en el mismo edificio, están en un espacio diferente, que muy pocas personas saben dónde está. Son localizaciones confidenciales. Ahora mismo tenemos unos cuantos centenares de personas trabajando en innovación en varias localizaciones escondidas en distintos sitios del mundo. Las compañías tecnológicas hacen esto cada vez más. No encontrarás estas actividades en edificios de oficinas.

 

BDS.- ¿Alguno de estos sitios está en España?

TONY AQUILA.- No, aquí no tenemos ninguno. Estamos trasladando algunos puestos a España, que creemos es un país que tiene la oportunidad de convertirse en un entorno tecnológico, pero hace falta un compromiso del Gobierno y de toda la sociedad, como ocurrió en Estados Unidos y otros enclaves, como Irlanda. Si España se comprometiera, habría muchas más empresas que harían como nosotros y traerían aquí más puestos de trabajo, porque no olvidemos que este es un país que está exportando más ingenieros que casi cualquier otro país occidental. Los produce, pero no los mantiene.

 

BDS.- Usted destaca por ser un visionario, ¿hacia dónde cree que va el sector en el que opera Solera?

TONY AQUILA.- Nosotros lo vemos de la siguiente manera: cuando compras un coche, tienes que hacer 54 transacciones para poder utilizarlo. En Solera queremos que este proceso se reduzca y por eso construimos software y soluciones que acometen estas 54 transacciones. Hacía ahí es hacia donde nos dirigimos. La edad media de los vehículos está creciendo; el avance de la tecnología hace que los usuarios mantengan sus coches más tiempo. Y esta tendencia se agudizará según los vehículos se vayan haciendo más sofisticados y aumente su vida útil.

 

Solera es como si fuera una gran firma de inversión; no hacemos M&A (fusiones y adquisiciones), hacemos I&A (inventos y adquisiciones)

 

BDS.- ¿Qué es ‘Inpart’?

TONY AQUILA.- Es una tecnología que se originó en Brasil. Innovamos en todo el mundo porque no queremos que nadie tenga una visión total de lo que estamos haciendo, así que distribuimos nuestros proyectos de innovación en partes por todo el mundo. Es la ventaja de tener una infraestructura como la nuestra. Inpart podría definirse como el ebay o Amazon de los recambios; es un marketplace que garantiza la calidad y la transparencia, porque los actores que intervienen en el proceso de compraventa de recambios deben jugar con las mismas reglas y porque los coches necesitan ser bien reparados, y eso supone exactitud, rapidez y eficacia. Proporcionamos un entorno en el que eso puede validarse, y al que se están uniendo los talleres y las aseguradoras; no tienen que hacer llamadas de teléfono para pedir recambios, se hace todo automáticamente.

“Estamos en 78 países, queremos llegar a 100”

BDS.- La entrada de nuevos accionistas, ¿le permitirá desarrollar los planes a largo plazo que usted cree que necesita Solera?

TONY AQUILA.- Seguro que sí. Alguien como yo no puede ser otra cosa que lo que es. No funcionaría. Apple intentó cambiar a Steve Jobs y no funcionó. Los fundadores son gente única, con una perspectiva diferente, son inventores. Si se mira a mis compañeros, Robert de Vista (que tiene mi edad y es también un emprendedor, que se hizo a sí mismo desde la nada) o Charles Coke (un gran innovador y un magnate que no se cansa de trabajar), se aprecia que tenemos el respaldo de algunos fondos de pensiones de gobiernos importantes. Estamos intentando construir un grupo inversor a largo plazo, que en mi caso me puede permitir llevar a cabo mis planes de futuro.

Tony Aquila en su reciente presencia en el Congreso IBIS 2016, celebrado en Barcelona el pasado 25 de mayo

 

BDS.- ¿Cuáles son esos planes? ¿Cuál es el futuro que vislumbra para Solera?

TONY AQUILA.- Solera es como si fuera una gran firma de inversión; no hacemos M&A (fusiones y adquisiciones), hacemos I&A (inventos y adquisiciones). Inventamos y después compramos algo para acelerar su introducción en una parte nueva del mercado y/o para cambiar la forma en que el mercado lo usa. Nuestro objetivo es seguir haciendo eso. El parque automovilístico está creciendo globalmente. Solera está en 78 países y queremos llegar a 100, que serán en los que se fabrique el 85% de los coches desde hoy hasta 2030. Empezamos esto en mi taller, en Texas; todavía tengo allí mi oficina.

 

Tener miedo es un problema, porque lleva a hacer toda clase de cosas, como bajar precios, reducir costes… cuando la solución pasa por más innovación

 

BDS.- ¿Cómo ve la actividad del grupo en España?

TONY AQUILA.- Queremos traer más soluciones. Solera tiene muchas soluciones que están automatizando la experiencia de cada pieza del coche. Nos gustaría traer todo esto a España, pues estamos llegando a acuerdos con aseguradoras e iniciando conversaciones con bancos. Además, estamos muy comprometidos localmente con la creación de puestos de trabajo. En todos los países en los que operamos contratamos trabajadores; devolvemos inversión allí donde se genera. España está mostrando una evolución muy buena en comparación con el resto de países. No obstante, somos cautos respecto al desarrollo de más soluciones que conlleven un incremento de precios, justo ahora; me parece que debemos esperar hasta que España esté económicamente más fuerte. La innovación vendrá. Lo hemos probado en otros países de manera muy exitosa y lo vamos a traer aquí.