“El servicio de direccionamiento a talleres concertados es, en los últimos años, un objetivo principal de las compañías de seguros ante el ahorro de costes que supone el hecho de que el vehículo asegurado sea reparado en dichos talleres por las condiciones pactadas”, explica. La experiencia de ASITUR demuestra que el ahorro generado en estos casos es superior a 250 euros por siniestro direccionado.

A través de este servicio, según explica ASITUR, cuando un asegurado que ha sufrido un accidente con daños al vehículo solicita un servicio de asistencia en carretera, el grupo especializado de direccionamiento trata de persuadirle para que su vehículo sea remolcado a uno de los talleres colaboradores de la compañía en el cual obtendrá ventajas y un trato preferencial a la hora de afrontar la reparación de su vehículo.

Esta prescripción se lleva a cabo en el momento de la apertura del servicio y antes de la llegada de los medios de asistencia. Para ello, los operadores especialistas cuentan con argumentarios que ayudan a convencer a los asegurados de los beneficios que puede obtener en la red de talleres colaboradores de su compañía de seguros.