En cuanto a las primas brutas, tal y como se desgrana en el informe, alcanzaron 5.427 millones, lo que supone un aumento del 12,5% (un 8,9% a tipos de cambio constantes). SCOR ha registrado estos buenos resultados sobre todo impulsado por unas “renovaciones saludables en No Vida y los nuevos contratos firmados en Vida, a lo que se suma la adquisición realiza el año pasado de GENERALI US LIFE RE”, continúa el comunicado del grupo galo.

Las primas brutas emitidas por SCOR GLOBAL P&C subieron un 4,7% a tipo de cambio constante, hasta 2.400 millones de euros; en cuanto a las primas brutas de SCOR GLOBAL LIFE, estas alcanzan los 3.027 millones, un 19,5% más a tipos de cambio constantes.

La receta del éxito: 'Optimal Dynamics'

Este primer semestre ha sido “rico en términos de desarrollo de negocios para el grupo”, explica la reaseguradora, gracias entre otras acciones a la integración de GENERALI US LIFE RE y al reembolso del préstamo de 228 millones de dólares (170 millones de euros), en No Vida a la creación de una nueva unidad dedicada al negocio de ‘Soluciones Alternativas’ como se estableció en el plan estratégico emprendido el pasado año por la compañía (‘Optimal Dynamics’) y, por último, el fortalecimiento y presencia de SCOR en el mercado londinense a través de la puesta en marcha de una agencia de gestión en LLOYD’S.

A estos pasos se suma una serie de acciones emprendidas en el negocio de Vida dentro de los mercados claves en longevidad y en soluciones financieras así como la creación de un centro de negocios combinado entre Colonia y Zurich para el próximo octubre, con el que se espera “mejorar la eficacia operativa de SCOR”, apunta el comunciado.

"Año tras año, el SCOR refuerza su posición y marca su huella como reasegurador de primer nivel”, asevera Denis Kessler, presidente y consejero delegado de SCOR, que subraya que el grupo se han centrado en “el desarrollo y suministro de productos y servicios de alta calidad, así como en ayudar a sus clientes a manejar sus riesgos en un entorno financiero y normativo que supone un reto”. Para Kessler la clave del éxito está en que “casi un año después de su lanzamiento, el plan ‘Optimal Dynamics’ va por buen camino en términos de iniciativas estratégicas. El desempeño financiero también es fuerte, con los dos objetivos del plan alcanzados: rentabilidad y solvencia”.