“Las tasaciones de las variedades más tardías ya han concluido, por lo que durante las próximas semanas, y una vez que se verifiquen los expedientes, se continuarán realizando pagos, hasta alcanzar el total de la siniestralidad, que corresponde a más de 93.600 hectáreas de cultivo dañado”, anticipa la aseguradora en un comunicado.

Las heladas del invierno han sido el riesgo que ha provocado mayor siniestralidad (casi el 65% de la superficie afectada corresponde a los daños en producción y en plantación ocasionados por dicho factor), aunque también se han registrado daños por viento y por algunas tormentas de pedrisco.

COMPARTIR