El esquema de la cobertura renovada contempla las mismas características que ya tenía en 2017 y alcanza una suma asegurada hasta los 5.000 millones de pesos (261,7 millones de dólares).

La estructura del seguro protege toda la infraestructura prevista en las Reglas de Operación del FONDEN, destacando la educativa (escuelas públicas), carreteras, hidráulica, hospitalaria y la vivienda en pobreza patrimonial. La cobertura también comprende todos los riesgos señalados en dichas reglas, en los cuales destacan sismos y huracanes de cualquier magnitud, inundación, erupción volcánica, lluvia severa, entre otros.

El proceso de colocación de esta cobertura tuvo como resultado condiciones favorables para el Gobierno Federal en cuanto a eficiencia y costo. La cobertura será operada por Agroasemex quien transfirió el riesgo al mercado internacional.

En 2017 y derivado de las 26 declaratorias de desastre naturales emitidas por la Secretaría de Gobernación, en las que destacan las correspondientes a los sismos del 7 y 19 de septiembre, la cobertura detonó indemnizaciones para el Gobierno Federal que hasta ahora ascienden a 2.777 millones de pesos (145,3 millones de dólares). 

La cobertura del Seguro Catastrófico es parte integral de la estrategia de transferencia de riesgos ante desastres naturales del Gobierno Federal.