La ministra de Empleo, Fátima Báñez, anunció ayer que la extra de verano (de 9.500 millones de euros) se pagará con 5.986 millones del préstamo del Tesoro y 3.514 millones del fondo de reserva.

Hasta ahora, el Gobierno financiaba vía presupuestos (y no a través de las cotizaciones sociales) los complementos a mínimos y estudiaba hacer lo mismo con las pensiones de viudedad, sin que se llegase a ningún acuerdo. Pero las pensiones contributivas se financiaban con las cotizaciones sociales y con el fondo de reserva si faltaba dinero. Hoy se ha cubierto con deuda, tal y como estaba previsto en los presupuestos del Estado. De hecho, el Gobierno ha tenido que esperar para dar luz verde a esta medida ya que la ley de presupuestos no se publicó en el BOE hasta ayer.

La ministra de Empleo ha señalado que el préstamo previsto para este año, de hasta 10.192 millones de euros y de los que se usarán los citados 5.986 millones, se devolverá en un plazo de diez años a partir de 2018.