Según la encuesta realizada por la consultora -cuyas principales conclusiones se pueden leer más al detalle en el número de 8 de mayo de Actualidad Aseguradora- para llevar a cabo este estudio, la mayoría de las empresas (65%) no cuenta con una estrategia de automatización. Además, el 56% afirma que se encuentra en la fase de ‘concienciación’ (30%) o impulso del cambio (26%). Y es que la mayoría de las aseguradoras considera que estas tecnologías tendrán su impacto en tres o más años. De hecho, un 52% considera que su impacto será bajo en menos de un año, un 73% que será moderado entre uno y tres años y el 64% que será fuerte en más de tres años.

Principales barreras

Avasant identifica los principales obstáculos en opinión de las aseguradoras. El primero es la ausencia de una estrategia de automatización (24%); también, el desconocimiento o el escepticismo sobre los posibles casos de uso (18%) y la propia complejidad de los procesos y de la cadena de valor del sector (15%).

En cuando a la estrategia de despliegue en cada compañía, la encuesta desvela que, en el momento actual, las principales iniciativas de automatización se están desarrollando en el área de gestión y tramitación de siniestros (45%), diseño de la propia estrategia de robotización (28%), contabilidad y reporting financiero (27%) y atención al cliente (23%). 

El Seguro, una de las más afectados por la automatización

De los beneficios que la automatización puede aportar, se destacan la agilidad y eficiencia de los procesos (es los más valorado por los encuestados, con un respaldo), así como de la reducción de costes (27%) y la mejora en el tratamiento y análisis de la información para optimizar la toma de decisiones (18%). Sorprende, según la consultora, que nadie crea que la automatización va a tener impacto en el desarrollo de productos y servicios y, por tanto, en la generación de ingresos.

La industria aseguradora, se indica en el informe, será una de las más afectadas por la automatización debido a su alto volumen de transacciones, documentos y datos. Para avanzar en la implantación de la automatización es fundamental establecer el modelo de adopción más beneficioso para cada compañía, que estará en función de su situación de partida, la cual dependerá del grado de externalización que tenga la entidad y del valor estratégico de la automatización (de bajo a alto valor).

 

COMPARTIR