“El nivel de detalle e impacto y los temas seleccionados afectan al core de Solvencia II”, afirma Francisco Carrasco, subdirector general de Regulación y Relaciones Internacionales de la DGSFP, en un desayuno de trabajo organizado por INESE. El ejecutivo comunitario ha enviado a EIOPA, como asesor técnico, una petición de asesoramiento que le sirva de base y guía para escribir posteriormente un texto legal de la revisión. “Se trata, como en otras ocasiones , de contar con un respaldo técnico para que los cambios no sean caprichosos”, apunta el directivo, remarcando, además, que todo el proceso se somete al máximo nivel de transparencia.

Las cuestiones a modificar en esta revisión 2020 de Solvencia II se agrupan básicamente en cuatro temas: métodos, hipótesis y parámetros para el cálculo del SCR; normas y prácticas relativas al MCR; supervisión de grupo y gestión de capital; y, sobre todo, garantías a largo plazo (conocer el impacto que estas medidas tienen sobre la protección del tomador y de las entidades como inversores a largo plazo; en el funcionamiento y estabilidad de los mercados de seguros; en las repercusiones en el mercado interior y, en particular, en la competencia; en la disponibilidad y fijación de precios de productos de renta anual y en otros productos competidores; en las estrategias de inversión a largo plazo en los productos; en los criterios de elección de los consumidores y la concienciación de estos frente al riesgo; en el grado de diversificación de las actividades de seguros y de la cartera de activos; y en suma, en la estabilidad financiera). Además hay muchos otros aspectos de más detalle que afectan a casi todos los ámbitos del marco Solvencia II.

Ajustes de casamiento e inversiones a largo plazo

Carrasco se detuvo con más en detalle en la valoración de la eficiencia que para evitar comportamientos pro-cíclicos y mitigar el efecto de spreads de bonos exagerados tienen los ajuste por volatilidad y, en particular por el peso que tienen en el mercado español, de los ajustes por casamiento. Comentó que los cambios que las autoridades comunitarias quieren estudiar en el ajuste por casamiento tienen dos metas, además del estudio profundo del funcionamiento global de este instrumento: valorar la hipótesis de no diversificación y revisar los criterios de elegibilidad de activos.

Carrasco remarcó que desde la DGSFP se defenderán las medida de ajuste por casamiento, por el convencimiento de que, “bien utilizadas, tiene todo el sentido del mundo desde el punto de vista del ALM”. “Es un tema que demanda un gran esfuerzo que, por nuestra parte, no va a faltar”, y se mostró esperanzado en ser capaces de hacer llegar a las autoridades comunitarias la conveniencia de contar con medidas de este estilo, si bien la previsible salida de Reino Unido de la Unión Europea, el otro Estado Miembro usuario de este medida, no deja de ser un hándicap muy importante en este sentido, al quedar España como único mercado donde se utiliza actualmente esta medida y no contar ya con el apoyo del principal mercado de seguros de la UE.

También habló de los posibles cambios que la revisión puede traer en el tratamiento de las inversiones a largo plazo, con el objetivo de identificar características del negocio asegurador y de sus pasivos que permite a las entidades mantener inversiones a largo plazo y, donde proceda, aconsejar sobre la revisión de los métodos, hipótesis y parámetros del módulo de riesgo de mercado.

Aunque todavía no hay calendarios sobre la mesa, los cambios no entrará en vigor previsiblemente antes de 2021, pero sí que condiciona desde este momento el trabajo de las entidades, entre otras cuestiones por el calado de las medidas a desarrollar. Se demuestra, una vez más, que Solvencia II evoluciona y es una regulación viva que exige de una constante adaptación y un trabajo permanente.

En este sentido, INESE convoca el curso postgrado en Solvencia II, en colaboración con IL3-Universidad de Barcelona. Esta formación se desarrollará en Madrid desde el próximo 26 de febrero hasta el mes de junio. La convocatoria en Barcelona comienza el 7 de marzo.


La revisión del SCR, en breve

Carrasco adelantó a los directivos de compañías participantes en el encuentro que en una o dos semanas debería ser aprobadas por las autoridades comunitarias las modificaciones en los actos delegados de Solvencia II relativos a la fórmula estándar de SCR. Serán cambios de aplicación directa una vez se publiquen, ya que la norma no precisa de ninguna medida legislativa nacional para obligar.

Los cambios afectan a muchos y variados temas, con los unas objetivos básicos: simplificaciones y aplicación proporcional de los requisitos; eliminar inconsistencias técnicas (recalibraciones) y obstáculos injustificados a la financiación; reducir la excesiva dependencia del uso de ratings; incrementar la coherencia regulatoria en el sector financiero; y evitar efectos pro-cíclicos.