La sustituta es la directora de la oficina de Presupuesto, Sylvia mathews Burwell, quien tendrá que gestionar las penalizaciones para los que no han accedido al seguro, el aumento de las primas o el poco interés de la población sana joven. Además, algunas encuestas señalan que sólo el 10% de los estadounidenses creen que la reforma les ha ayudado.

Hasta este momento han contratado este seguro 7,5 millones de personas.