La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) fue del 9,8%, lo que supone 0,9 puntos más en términos interanuales.