Si se toman los datos de julio, la rentabilidad nominal llegó a 3,48% y la inflación, punto a punto, de ese mismo mes fue de 0,0%, significa que en términos reales la rentabilidad fue de 3,48%, según recoge ‘La Prensa Gráfica’. La tendencia de no tener una rentabilidad positiva en los fondos de pensiones se venía arrastrando desde abril del año pasado y tuvo un descanso en marzo de este año, período en que la inflación osciló entre el 4,4% y el 6,7%. Mientras que la rentabilidad se ha mantenido en un 3%.

Según el analista Claudio de Rosa las rentabilidades de los fondos de pensiones dan una tasa de retorno negativo si la inflación es superior del 1,25%, esto es debido a que la mayor parte de los ahorros previsionales de los salvadoreños, alrededor del 85%, se destina a la compra de títulos del Estado salvadoreño que ofrecen una tasa de interés bastante baja. De Rosa calificó de “una buena noticia temporal” tener rentabilidad positiva en los últimos meses, favorecida por la baja tasa de inflación (para agosto fue de 0,1%), pero señaló que se debe de ver más allá. “Se ha hecho la propuesta que la rentabilidad sea al menos del 2,5% sobre la inflación para que el dinero de los trabajadores no pierda poder adquisitivo”, expresó.

Por su parte, René Novellino, director ejecutivo de ASAFONDOS, afirmó que la rentabilidad se mantendrá en niveles bajos en la medida que no haya una diversificación de la inversión de las pensiones.